UNA PLAYA EN EL LAVAMANOS

Sobre el limbo esmaltado
del lavamanos
he dejado vidrios romos,
conchas, cantos indultados,
pecios a medio erosionar.

Diría él que la arena 
es lo que queda 
cuando el mar 
se esmera contra la materia
		a favor del tiempo.

El lecho blanco aguarda
un fragmento de eternidad,
sal yodada,
las gotas del grifo 
		que no llegó a arreglar 
y la gravedad aplicando 
su presión intermitente,

agua filtrándose por los años 
hasta formar una playa.

Elena Garbisu

Poema dedicado a mi padre, escrito durante el proceso de duelo tras su muerte.

Tabaiba publicará un solo texto cada fin de semana. Así ofrecemos la posibilidad de leerlo con atención, de paladearlo. Si su lectura te sugiere algún comentario puedes escribirnos a revistatabaiba@gmail.com y se lo haremos llegar a la persona autora del texto.

Anuncio publicitario